fbpx

CÓMO AFRONTAR UN PROYECTO DE REFORMA

CÓMO AFRONTAR UN PROYECTO DE REFORMA

Afrontar un proyecto de reforma es complejo por lo que te vamos a explicar como lo hacemos en el estudio. Trabajamos en fases de proyecto y los ligamos a la evolución natural que debe llevar una reforma. Nuestra filosofía es acompañarte en todo el camino, aconsejándote, pero dejando espacio a tus propias decisiones. La idea es crear un espacio de vivienda para ti y tus necesidades y que quede estética y funcionalmente lo mejor posible.

Estos son los pasos que damos para que no se nos escape nada a la hora de afrontar un proyecto de reforma desde el estudio:

Que pasos damos para que no se nos escape nada

 

Vamos a medir y tomar fotografías de la vivienda y realizamos el plano del estado actual. En el plasmamos información técnica imprescindible como:

      • La estructura de la vivienda. Que nos permite saber que se puede tocar y que no.
      • Las instalaciones existentes.
      • Los servicios con los que cuenta la finca. Como, cuantas y donde están localizadas las bajantes que nos permite localizar luego los baños o los montantes de calefacción.

También nos ayuda a hacernos una idea del espacio con el que contamos, la altura de los techos, como está orientado, dónde se localizan las ventanas, en qué zona de la vivienda hay mas o menos luz…etc. Es el punto de partida fundamental.

Disponiendo de todos los elementos existentes claros, os preguntaremos como queréis que sea vuestra vivienda en cuanto a programa y funcionalidad. Es importante saber los usos, pero también su relación entre ellos. Cantidad de dormitorios y si lo queréis cerca o separados, cantidad de baños y si necesitáis que estén dentro o fuera del dormitorio, tamaño de la cocina y si va abierta o cerrada al salón…

Normalmente os solemos proponer unas cuantas alternativas hasta que llegamos a la mejor distribución posible para vuestro estilo de vida. Al finalizar esta fase tendréis dibujado como quedará vuestra vivienda distribuida tras la reforma.  Es decir, el plano del estado reformado.

Una vez tengamos los planos de como va a quedar, necesitamos saber cuál es el estilo que le vamos a dar. Rústico, industrial, contemporáneo, eclético… Para ello os pediremos fotografías o descripciones de referencia y nosotros generaremos una idea de proyecto con ellas, además de proponeros todo lo que se nos ocurra que pueda quedar mejor. A esto lo llamamos generar el concepto de una vivienda.

Elegimos todos los materiales y calidades que vayan con el concepto de vivienda escogido. Aquí aparece a rondarnos por primera vez la palabra presupuesto, y es que en función del mismo se podrán elegir un tipo u otro de acabados. ¡Pero no os preocupéis que tenemos recursos para todos los bolsillos!

Seleccionaremos materiales de suelos, paredes y techos. En cuanto a calidades nos referimos a la elección de griferías, sanitarios, lavabos, tiradores, manetas, herrajes…

Una vez elegidos realizamos las planimetrías correspondientes: Planos de suelos, paredes, techos y baños detallados. Además de una memoria completa detallando las calidades.

Aquí viene la parte más técnica y farragosa. Generaremos planimetrías de carpintería, electricidad, iluminación, climatización, fontanería y saneamiento.

Así dicho parece “aburrido”, pero se deciden muchas cosas estéticas, como la localización y modelo de radiadores, dónde irá ubicado el clima o si las lámparas de tu mesita de noche van colgadas del techo o sobre la mesa.

Estos planos no se darán por cerrados hasta que los revise el industrial correspondiente en cada obra. Es decir, el plano de electricidad hay que terminar de revisarlo con el electricista, porque cada vivienda tiene sus condicionantes técnicos únicos que hay que revisar in situ y cada profesional su manera de trabajar. Pero lo importante quedará decidido.

Creedme, ¡está sí que es la parte aburrida para un arquitecto! A mi personalmente es lo que menos me gusta al afrontar un proyecto de reforma. 

Realizamos un documento en el que se listan todos los trabajos a acometer en la vivienda, según lo que hemos decidido en el proyecto, junto con la cantidad.

Ejemplo: Colocación de suelo de tarima de roble marca Tal, modelo Pascual –110 m2.

Ejemplo 2: Colocación de sanitario marca Tal, modelo Pascual en baño invitados – 1 unidad.

Esta lista es la que tendréis que entregar a la constructora para que os presupuesten la reforma.

Se solicita la licencia de ejecución de obras al correspondiente Ayuntamiento para poder acometer los trabajos en la vivienda. Cada Ayuntamiento es único y pide unas determinadas cosas. Tened en cuenta que hay que cumplir normativa estatal, autonómica y local para acometer obras…así que puede ser que desde el Ayuntamiento pidan algunos cambios con respecto al proyecto. Suele ser habitual.

Entregareis las mediciones a diferentes constructoras para que podáis comparar precios reales de mercado. Si pedís presupuesto sin la lista, os va a resultar muy complicado compararlas en igualdad de condiciones. Normalmente con tres es suficiente.

Es importante entender que la elección de la constructora es únicamente del cliente. Nosotros os podemos recomendar algunas con las que hemos trabajado y que les han funcionado a otros clientes, pero como arquitectos o interioristas no nos podemos hacer cargo de su funcionamiento o resultado. Hacen un trabajo distinto al nuestro.

A parte del precio os recomendamos que os fijéis en la calidad del trabajo, los plazos de entrega, el método de pago, los profesionales con los que cuentan…

Y teniendo todo esto comienzan las obras. Para reformas en los que solamente se cambian materiales y calidades no suelen exigir un arquitecto o arquitecto técnico que lleve la supervisión técnica de la ejecución. A diferencia de cuando son intervenciones grandes, con trabajos en la estructura, elementos comunes…

Nosotros os recomendamos hacer siempre mínimo una supervisión estética del trabajo de las obras y os recomendamos hacer una visita de obra conjunta a la semana para revisar con vosotros in situ como va todo, cambios que haya que acometer, replanteo de despieces de materiales…etc.

Afrontar un proyecto de reforma no es sencillo, siempre surgen imprevistos por el camino y si vas de la mano de buenos profesionales te puede ayudar mucho durante todo el proceso, a que lo vivas tranquilo y sobre todo a disfrutarlo.

Si estás pensando en reformar una vivienda y necesitas ayuda profesional, aunque sea de manera puntual, puedes preguntarme tus dudas a través de las SESIONES.  Son reuniones cortas online en las que te ayudo a resolver tus dudas de manera puntual y económica. O si no puedes contactarnos directamente para que te pasemos presupuesto de honorarios. 

Si tienes dudas genéricas, crees que falta algún punto importante, te ha pasado algo de esto y has encontrado solución o simplemente quieres compartir…¡Estás en tu casa!

No Comments

Escribe un comentario

error: El contenido de esta web está protegido